Misión supersónica: un nuevo avión de la NASA planea atravesar la barrera del sonido sin hacer ruido
Volará a unos 16.800 metros de altura y a una la velocidad de 1.560 km/h. El proyecto se lanzaría en tres años.
El legendario X-planes de la NASA, en acción. Foto: AFP

La NASA va por un nuevo desafío. Un avión de la línea de los legendarios X-planes tendrá la misión de flanquear la barrera del sonido, pero sin producir el ruidoso "bang" característico.

La agencia espacial firmó un contrato de 247,5 millones de dólares con Lockheed Martin para construir y probar el nuevo aparato supersónico, que podría despegar en 2021.

Si todo sale según lo previsto, el avión hará "el ruido de una puerta de auto al cerrarse", unos 75 decibeles de ruido percibido, volando a unos 16.800 metros de altura y a una la velocidad de 1.560 km/h.

Según la ciencia, la barrera del sonido viaja en todas las direcciones a una velocidad típica de 1.234,8 km/h.

Según se puede apreciar en un video de la NASA, el avión tiene una forma muy fina y alargada, con unas alas de pato delante de la cabina que no sobresalen del resto del fuselaje y dos alas delta con un ángulo muy agudo.

A partir de 2022, la agencia espacial pretende hacer volar su nuevo X-plane por encima de algunas ciudades estadounidenses para recabar datos y, sobre todo, recibir los comentarios de los residentes.

La aviación supersónica comercial, que apenas vivió unas décadas y solo para una pequeña élite de los pasajeros, tocó su fin con el último vuelo del Concorde franco-británico en 2003.

Un avión capaz de volar de forma relativamente silenciosa podría revolucionar el transporte aéreo de pasajeros y de carga al poder sobrevolar las zonas habitadas.

El presupuesto firmado por el presidente Donald Trump asegura la financiación del proyecto y podría "abrir un nuevo mercado a las compañías estadounidenses para construir aviones comerciales más rápidos, crear puestos de trabajo y dividir por dos la duración de la travesía" de una costa a otra de Estados Unidos.

Por ahora no están previstos los asientos para pasajeros y si el proyecto muestra que, efectivamente, el vuelo supersónico y "silencioso" es posible, habrá que esperar a que se adapten las autoridades que regulan la aviación civil.


 

Comentá esta nota