Huellas fósiles únicas en el mundo muestran a un hombre persiguiendo a una enorme bestia

Mamuts y mastodontes caminaron por la playa, al igual que los "dientes de sable", los camellos de América del Norte y los enormes perezosos de 3.500 kilos de peso.

Restos de huellas humanas en White Sands National Monument. Foto: Matthew Bennett/Bournemouth University

Cada año, 500.000 personas visitan el monumento nacional de las Arenas Blancas de Nuevo México para caminar y retozarse entre las dunas de yeso.

Además de los turistas, pocos animales en la región son mucho más grandes que un coyote o un lince rojo. Pero en una época llamada Pleistoceno, que comenzó hace 2.5 millones de años y terminó hace 12.000 años, las llanuras de álcali y los lagos cercanos atrajeron animales gigantes.

Mamuts y mastodontes caminaron por la playa, al igual que los "dientes de sable", los camellos de América del Norte y los enormes perezosos de 3.500 kilos de peso.

Allá donde iban estas criaturas, los humanos las seguían. Sabemos esto porque los viajeros dejaron huellas: evidencia física de que la gente persiguió a los gigantes.

Recientemente, en un lugar de White Sands (así es su nombre original), los científicos encontraron una huella humana dentro de las marcas de zarpas de un perezoso, según reveló un análisis en la revista Science Advances.

"Miles y miles de caminos" atraviesan el área, dijo Vince Santucci, paleontólogo del Servicio de Parques Nacionales y autor del nuevo informe.

El término oficial utilizado para referirse a tales rutas es megatrack. El terreno de Arenas Blancas "es el más grande que conocemos en América del Norte".

En 1981, los geólogos investigaron huellas de camellos y otros animales de cuatro patas en el White Sands Missile Range. No fue sino hasta 2011 que los investigadores comenzaron una encuesta sistemática de los megatracks.

Esta encuesta reveló la primera colección de huellas humanas e incluía 27 huellas individuales que desaparecieron en una duna.



Restos de huellas humanas dentro de una huella de un perezoso. Foto: Matthew Bennett/Bournemouth University

Santucci y sus compañeros midieron el paso y la forma de caminar para predecir dónde debería estar la siguiente huella debajo de la duna y excavaron en ese lugar. "Y he aquí, justo donde anticipamos que habrían estado, eran huellas humanas", dijo.

Los caminos de White Sands son remotos y limitados por el rango de pruebas militares, por lo que la mayoría están protegidas contra la perturbación humana.

Los antiguos caminantes hacían impresiones en depósitos de sedimentos lacustres, cubiertos con el tiempo por una pequeña capa de arena. Los caminos, si están expuestos a la humedad, se desmoronarán poco después de la excavación.

"La preservación de las huellas no es la mejor", lamentó Andrew R.C. Milner, un paleontólogo del museo St. George Dinosaur Discovery Site en Utah.

Milner no era parte de este equipo de investigación , pero había observado algunas de las huellas de animales en White Sands. "Definitivamente podemos ver animales grandes", dijo, incluyendo las marcas de las patas de un perezoso.

Los humanos condujeron a las perezosos de América del Norte a la extinción hace unos 11.000 años. Sin embargo, los paleontólogos del Servicio Nacional de Parques lucharon por determinar la edad de las huellas humanas utilizando técnicas geológicas como la datación por carbono.

"Las fechas están por todas partes", dijo Santuccci. En 2016, invitaron a expertos de todo el mundo para ayudar a examinar las pistas.

El autor del estudio Matthew Bennett, un paleontólogo de la Universidad de Bournemouth en Gran Bretaña, aceptó la invitación. Las huellas bípedas eran inequívocamente humanas y destacó que "los dedos de los pies, los tacones y los arcos".

Pero Bennett decidió centrarse en las huellas del perezoso. Estaba excavando un sendero cuando encontró lo que parecía ser un "pájaro de rapiña klingon" (este es un tipo de nave estelar para aquellos que no son fanáticos de Star Trek). Los paleontólogos se dieron cuenta de dos grabados: habían restos humanos y de perezosos juntos.

Milner dijo que el descubrimiento de las huellas humanas dentro de las del perezoso fue notable. "Tener estas huellas humanas que interactúan con la megafauna del Plestoceno, nunca se ha visto antes".

Lo que es más, esto sugiere una edad mínima de las impresiones. Tienen al menos 11.000 años de antigüedad, son tan antiguas como el último perezoso terrestre.

Un humano siguió literalmente los pasos del perezoso. "Dado el ambiente árido, hay no se puede caminar durante mucho tiempo sobre esa superficie y, así, poder registrar su huella", comentó Matteo Belvedere, científico del proyecto Paleontology A16 de Suiza, que se especializa en este tipo de rutas y que no participó en esta investigación.

No fue posible reducir la escala de tiempo a horas o minutos, dijo, pero el humano probablemente siguió al perezoso en un día. Esta evidencia de una interacción entre el perezoso gigante extinto y el humano es "único en el mundo", dijo Belvedere.

Las pistas llevaron a los científicos a un sitio que sugiere confrontación. Las marcas en la arena indican que el perezoso se volvió hacia los seres humanos que se aproximaban.

¿El encuentro del Pleistoceno tuvo un final violento? Santucci no está convencido de ello. Tampoco Milner. "No hay evidencia de caza aquí. No hay sitio para matar. Tal vez sea divertido hostigar a los perezosos terrestres, quién sabe", comentaba Milner.

Bennett y Belvedere, sin embargo, especularon que los humanos se estaban preparando para matar. Dada la posición de las marcas de las garras y los nudillos, el perezoso puede haberse levantado para dar rienda suelta al "equivalente rugido de '¡Fuera!'", según cuenta Bennett.

Otra línea de huellas sugiere que una segunda persona se acercó al perezoso. Tal vez esa persona era un cazador a punto de dar un golpe letal (esta interpretación, admitió, se inclina hacia la "paleopoesía").

"Con mucho tiempo y dinero puedes seguir las huellas del perezoso el mayor tiempo posible", dijo Belvedere. Si las condiciones ambientales eran correctas, como sospecha Belvedere, este encuentro tendrá su conclusión escrita en la arena.


Fuente: The Washington Post


 

Comentá esta nota