El titular de la Corte Suprema de Justicia habló en CNN sobre su futuro presidencial y otras 6 definiciones
Ricardo Lorenzetti se refirió a diversos temas, como las denuncias de la diputada Elisa Carrió por espionaje, los ataques personales durante el gobierno kirchnerista y sus presuntas aspiraciones presidenciales.
Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Foto: CNN en Español
El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, concedió una entrevista al periodista Marcelo Longobardi para su programa en el canal CNN en Español.

El magistrado se refirió a diversos temas, como las denuncias de la diputada Elisa Carrió por espionaje, los ataques personales durante el gobierno kirchnerista y sus presuntas aspiraciones presidenciales.

"Yo he tenido un rol público muy fuerte porque era necesario para que la Corte sea conocida", dijo al reconocer la fuerte presencia que la CSJN ha tenido en los últimos años con el objetivo de "fortalecer la institucionalidad" del Estado.

Y reflexionó: "Pero la Corte es una institución, nosotros tenemos que disolvernos dentro de esta institución. Pasado este periodo, la gente va a conocer a la corte, no a Lorenzetti".

El juez de la Corte zanjó las especulaciones con un rotundo "no" a la pregunta sobre si desea ser presidente de la Nación y confesó que ese era el deseo del fallecido juez Carlos Fayt: "Fayt, que tenia una relación muy estrecha conmigo, dijo 'Bueno, Lorenzetti debería ser Presidente de la Nación'. Ahí quedo el tema, pero no…".


Ricardo Lorenzetti en una entrevista con Marcelo Longobardi por CNN.

A continuación, otras 6 definiciones de Lorenzetti:

1. La Corte no cambió, está estable

"Argentina tiene una tradición jurídica muy importante, reconoce a la Corte como una suerte de estabilizador institucional, como ocurre en Estados Unidos. Allí la Corte también vivió este proceso en los años '60. Fueron períodos donde la Corte se definió como uno de los poderes del Estado. Esto está ocurriendo ahora en la Argentina. Creo que es muy positivo, nosotros tuvimos muchos cambios internos. Se fueron el doctor Petracci, falleció, el doctor Fayt, el doctor Zaffaroni, la Doctora Argibay, y vinieron otros ministros nuevos. Sin embargo, la Corte Suprema sigue con la misma jurisprudencia. Es decir, no cambió. Y en la historia argentina, cada vez que hubo cambios internos, cambia la jurisprudencia. El otro logro es que cambió el Gobierno, que no solamente fue un cambio de gobierno sino un cambio de tendencias, y la corte siguió tal cual, con la misma jurisprudencia. La historia va a reconocer que por primera vez en la Argentina tenemos una Corte que pasó por distintos gobiernos, que tuvo muchos cambios internos, pero en la que las reglas, la jurisprudencia de la corte, sigue siendo estable. Esta no puede ser mencionada, como en el pasado, "la corte de tal o cual presidente". Ya es LA Corte".

2. Un movimiento global reclama transparencia

"El "Lava Jato" un proceso muy importante. Nos enseña que hoy, en todo el mundo (...) existe un movimiento global donde la sociedad reclama transparencia. Quiere enjuiciamiento, quiere luchar contra la corrupción, los jueces tienen que responder a esto. Acá hay un cambio de mentalidad que hay que hacer, un cambio legislativo y de una estructura que está preparada para otra cosa. Yo tengo la confianza de que lo vamos a hacer porque hay un acuerdo de Estado hoy. Estamos todos con la idea de que esto tiene que cambiar entonces nosotros recibimos las propuestas de los jueces, ahora la tiene el Ejecutivo, y la hicimos llegar al Legislativo para hacer reformas sustanciales en los procedimientos anti corrupción".

3. Los jueces tienen que pensar en la gente

"Yo creo que lo único que uno no puede hacer es ignorar los problemas. Eso motiva una reacción. Nosotros tenemos que tener consciencia de que la sociedad quiere cambiar. Ahora, el cambio tiene que ser hecho de manera responsable, porque si uno dice que tiene que cambiar y hace algo accesorio, no funciona. Tiene que ser cambiado de raíz el sistema. En primer lugar, la preocupación inicial mas importante que hay en la población es la demora. Porque, por un lado, lo que ocurre es que hay una gran cantidad de juicios en el Poder Judicial. Hay un exceso de litigiosidad. Hace 50 años un juez tenia conflictos de vecinos, asesinatos,... pero hoy tiene todo, desde los problemas económicos hasta los problemas de familia. Todo va al Poder Judicial y entonces se satura. Lo primero que hay que hacer es bajar la litigiosidad y fortalecer los mecanismos por los cuales se identifica un conflicto con un juicio. La justicia argentina tiene 15,000 juicios anuales. (...) Lo segundo, es cambiar el sistema. Tenemos un proceso muy largo, así que no puede haber los mismos tiempos para una megacausa que para los conflictos de consumidores. Hay que hacer procesos mas largos. (…) el cambio tecnológico es lo primero. Lo siguiente es cambiar la mentalidad de los jueces, que tienen que pensar en la gente. No se puede ser burócrata en el Poder Judicial".

4. No hay conflictos con el Gobierno

"Lo importante es aclarar que no hay ningún conflicto Con el gobierno. Nosotros estamos trabajando muy bien con el gobierno, trabajando en cooperación con los poderes del estado. Los juicios son independientes, pero estamos trabajando con los ministerios de Justicia, de Seguridad, los gobernadores, la UIF, normalmente. No hay ningún tipo de conflicto. El cuanto al tema de la oficina de escuchas que motivó esta cuestión, en realidad, no hay ningún conflicto. Es una decisión que tomó el Presidente. En la Corte dijimos que nosotros no queremos tener esa oficina porque no nos podemos ocupar. Se puso a cargo de la Justicia Federal. El Ejecutivo está invirtiendo dinero actualmente, el Ministerio de Seguridad sacó un comunicado diciendo que no hay ningún conflicto (...). La corte en si misma no se puede ocupar. El poder judicial federal designó un grupo que es un directorio, en el que nosotros no tenemos participación. Esta trabajando bien con el PE. Se esta invirtiendo mucho dinero en esa oficina para mejorar la seguridad. No hay ningún conflicto realmente".

5.  Patrimonialmente limpio

"Cuando asumió este Gobierno, tuve una pintada muy agresiva en la casa de mi mama en Rafaela. A los quince días, una denuncia de la Doctora Carrió por enriquecimiento ilícito. Entonces, yo fui y presente toda la documentación, todas las declaraciones juradas. Carrió fue, los revisó... fue todo muy trasparentes, ella habló con el fiscal varias veces, habló con el juez. Y terminó. Hay que respetar las decisiones. Eso quedó firme. Patrimonialmente no hay ninguna cuestión. Yo me sometí a la Justicia. Todas las demás cuestiones que ha denunciado son decisiones de la Corte y el Consejo de la Magistratura y ahí hay un hecho muy simple. Si personas como Petracchi o Fayt, ministros de gran prestigio (...) Zaffaroni, Maqueda, Highton, y los nuevos ministros, más unas 30 personas del Consejo de la Magistratura,que son todos legisladores, jueces, abogados, no vieron nada, ni objetaron nada, no hay una sola denuncia... Nosotros estamos muy tranquilos. No hay absolutamente nada.

6. Argentina y su cultura destructiva

"Yo vengo del mundo académico. Estuve toda mi vida en la facultad de derecho, estudiando, escribiendo libros. Cuando yo llegue a la corte, dije que una gran oportunidad para escribir sentencias, grandes fallos, y lo hicimos. Yo escribí muchísimas sentencias en muchos temas,. Especialmente en temas ambientales, que a mi me gustan. Me he dedicado mucho a ello. Lo que nunca pensé es el costado de vida pública que tiene la corte, que es lo más traumatizante sobre todo cuando uno es el presidente. Desde el primer momento no solo tuve que escribir sentencias, empezaron con agresiones publicas. Yo he sido la persona mas atacada en los últimos diez años. Desde operaciones ilegales de investigación, que después fueron investigadas y probadas, como la denuncia que hizo el anterior titular de la AFIP, Etchegaray, escuchas ilegales, presiones publicas, manifestaciones de gente vinculada a distintos sectores, camiones, actos donde se ridiculizaba a ministros de la corte, denuncias publicas. (...) Cada vez que la corte tiene un rol importante, se produce eso. Nosotros no cedemos a ninguna presión. La corte esta muy tranquila como lo estuvo siempre. Hemos tenido denuncias de todo tipo y de todo tenor durante años. Y nunca hemos cambiado nuestras decisiones. Son colectivas, se estudian seriamente,este quien este en cualquier lugar. (...) Hay una cultura muy destructiva, por eso Argentina siempre tuvo bajos niveles de institucionalidad".



Comentá esta nota