Cuáles son las desventajas de una personalidad perfeccionista

Algo que puede parecer una característica positiva también tiene una serie de efectos negativos sobre la persona.

Personalidad perfeccionista.
El perfeccionismo hace referencia a la creencia que tiene una persona de que se debe alcanzar la perfección en todo lo que se hace.

Desde el trabajo a la vida personal y a cualquier actividad que realice, consideran que todo les tiene que salir perfecto. Si esto no sucede.

Ser perfeccionista podría parecer una característica útil para conseguir más cosas y a que todo lo que se proponga les salga mejor.

Sin embargo, el exceso de perfeccionismo puede provocar consecuencias negativas, como por ejemplo vivir más tenso o sentir estrés por casa tarea que debe realizar.

Los efectos negativos que ser perfeccionista puede tener sobre la persona son diversas. En general, se pone objetivos irracionales que suelen crear tensión y provocar una eterna insatisfacción respecto de todo lo que hace.


Autoestima baja

En general, las personas perfeccionistas no se sienten satisfechos con sus logros o con las cosas que realizan. Los sentimientos de fracaso pueden llevar al desarrollo de una autoestima baja.

Las creencias de fracaso sobre sus éxitos no suelen estar en consonancia con la realidad.

Cuando una persona sufre un trastorno perfeccionista, puede realizar tareas con un alto grado de excelencia, pero su percepción irracional le hace creer que su trabajo no ha estado a la altura a pesar de los elogios de los demás.


Culpa

Dado que la persona perfeccionista nunca se siente bien con lo que realiza piensa que nunca ha conseguido ninguno de sus objetivos. Por eso, sufren constantemente porque se recriminan a sí mismos todo lo que no han podido cumplir.

Ese sentimiento puede estar acompañado con la culpa por no haber cumplido sus expectativas.


Depresión

El perfeccionista necesita, por supuesto, ser siempre perfecto, algo que es prácticamente imposible de conseguir en todas las situaciones y actividades que desempeña.

La depresión, entonces, se puede presentar como una de las consecuencias negativas, ya que el "no ser siempre perfecto".


La depresión puede ser la causante del perfeccionismo en algunas ocasiones, pero las consecuencias negativas de ser perfeccionista también pueden deprimir a la persona.


Pesimismo

Dado que el perfeccionista se marca objetivos muy elevados y no reconoce sus propios logros, su visión sobre los objetivos puede ser pesimista.

La pelea constante que tiene consigo mismo por alcanzar sus metas no le permite disfrutar del momento en que logra algo, al tiempo que el nivel de exigencia excesiva le causa mucha tensión.


Rigidez

La necesidad de hacer todo en forma perfecta lleva, muchas veces, a la persona perfeccionista a ser rígida, es decir, muy poco espontánea e inflexible.

Obsesión

En algunos casos se puede sumar, además, la necesidad de querer y sentir la necesidad de tener todo bajo control.

El perfeccionista suele ser una persona obsesiva, lo cual le presenta muchas dificultades para disfrutar y llevar su día a día, ya que siempre está pensando en la perfección y en lo que vendrá.

Fuente: iProfesional


 

Comentá esta nota