Agua de mar, rayos UV y manchas: qué recaudos hay que tomar ante una exposición prolongada
La falta de conciencia a la hora de exponerse al sol durante el verano suele causar daños irreversibles en la salud de la piel. Especialistas explicaron los riesgos de no cuidarse y compartieron una serie de recomendaciones para evitar lesiones cutáneas de por vida.
Cuidado de la piel.

Durante todo el año, pero especialmente en verano, no tomar conciencia acerca de los riesgos y consecuencias que implica exponerse al sol de manera prolongada y sin el uso de protección solar suele ser uno de los factores de riesgo más comunes cuando se trata de enfermedades cutáneas.


Se recomienda que la ropa que se usa durante el verano sea de algodón y no sintética. Foto: Getty Images

La época veraniega es el momento del año en el que la piel está más expuesta. Uno de los recaudos más comunes son la hidratación con cremas que contengan preferentemente vitamina A, E y alantoína o el uso de ropa de algodón.

Diego Silva, dermatólogo del Sanatorio Finochietto, reafirmó esa idea en diálogo con Infobae, y aseguró que una vez que hay daño en la piel, éste es irreversible, de allí la importancia de proteger a los más pequeños.

"Todas las lesiones que uno ve cuando tiene 30 o 35 años tienen su origen entre los 0 y 15 años. Por eso es importante tomar conciencia y evitar problemas a futuro", afirmó el especialista.


Agua de mar, ¿enemiga de la piel?



Una permanente hidratación y una alimentación rica en fibra, frutas y verduras ayudan a la buena salud de la piel. Foto: Getty Images

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se desechan entre 4 y 10 toneladas de residuos polímeros, plásticos y sus derivados. Además se calcula que en 10 años habrá una tonelada de plásticospor cada 3 toneladas de peces y que para 2050 esta proporción se invertirá.

Esteban Cobián, médico dermatólogo del Hospital de Clínicas, expresó a este medio que el agua de mar no es perjudicial en sí, sino en exceso. "Si una persona se expone mucho tiempo se altera la barrera cutánea por estar constantemente mojada. No obstante, es necesario chequear el nivel de contaminación existente. Sin embargo, no es usual que la gente investigue sobre eso, por lo que se recomienda darse una ducha de agua dulce al salir".



Una permanente hidratación y una alimentación rica en fibra, frutas y verduras ayudan a la buena salud de la piel. Foto: Getty Images

Siguiendo la misma línea, Ricardo Ghigliazza, CEO del Health & Beauty Club Bioesthetic, resaltó la importancia de informarse y de tener en cuenta la contaminación del mar y actuar en consecuencia. "El agua salada de nuestra costa desnutre la piel mientras que el agua dulce produce el efecto contrario", dijo.

"Por eso, al momento de preparar la valija, se deben incluir muy buenas cremas hidratantes y jabones antibacteriales para que la piel recupere su ph y vuelva a estar saludable después de un día de playa", agregó.


La importancia de protegerse constantemente del sol



Según la Organización Mundial de la Salud, las radiaciones ultravioletas disminuyen el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Foto: iStock

Durante el verano es importante extremar los cuidados y utilizar una pantalla solar con un factor de protección mayor a 30, el cual se debe colocar media hora antes de la exposición solar y renovarse cada dos horas.

Si se transpira mucho o se entra en la pileta y la pantalla se retira, hay que reiterar su aplicación, pero la clave es evitar el sol directo entre las 11 y las 16.

Silva insistió en la importancia de proteger la superficie cutánea de los rayos ultravioletas tipo A y B para que estos no provoquen una alteración en la información genética que tienen las células -queratinocitos y melanocitos- porque se pueden producir daños muy graves.

"La falta de recaudos provoca diversos tipos de cánceres más o menos agresivos. El carcinoma celular es el más peligroso y produce cáncer de piel, también conocido como melanoma. Por eso es fundamental el control anual de todas las lesiones nuevas que uno pueda ver, tanto lunares como lesiones en el autoexamen", sostuvo.


Manchas de sol: por qué hay que cuidarse



Usar ropa clara, gorra, sombrero y anteojos de sol funciona como una barrera para evitar el paso de la luz solar. Foto: Getty Images

Rachel Miest, especialista en dermatología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, explicó que el término médico para las manchas por el sol es lentigo, aunque también se las llama manchas por la edad o manchas por el hígado.

Estas manchas de la piel son planas, tienen forma redonda u ovalada y son de color uniforme que va del café claro al negro.

Debido a que ocurren como producto del daño de la piel, las áreas donde aparecen con mayor frecuencia son las que se exponen al sol, como la cara, los hombros y las manos. Y aunque existen tratamientos que las eliminan, exponerse una y otra vez hace que vuelvan a aparecer.

"El rejuvenecimiento con láser y otros tipos de terapias con luz son eficaces para reducir o eliminar las manchas por el sol. Existen cremas que pueden ser útiles, pero hay que tener en cuenta que si no protege la piel contra el sol, las manchas volverán o formarán nuevas", aseguró Miest.



Los lentigos solares y las lesiones rugosas llamadas queratosis seborreica son producto del daño celular post solar. Foto: Getty Images

Sin embargo, antes de comenzar con cualquier tipo de tratamiento es importante acudir a un médico que evalúe el estado de la piel, y que a partir de allí realice un diagnóstico y un posterior tratamiento de afecciones de la piel.

"El médico también puede realizarle un minucioso examen físico para confirmar que las manchas que desea tratar, efectivamente, son manchas por el sol. Ése es un paso fundamental porque no todas las manchas cafés son lentigo. En algunos casos, el cáncer de piel llamado melanoma también puede tener una apariencia similar a las manchas por el sol. A fin de curar el melanoma, es crucial identificarlo y tratarlo lo más rápido posible", rectificó la especialista de Mayo Clinic en Rochester.


 

Comentá esta nota